Se pierde la gran oportunidad de una reducción real de residuos

diciembre 18, 2013

El Programa estatal de prevención de residuos es un requerimiento de la Directiva Marco de residuos de 2008.

El pasado viernes se aprobaba en Consejo de Ministros el Programa Estatal de Prevención de Residuos. El texto detallado se ha publicado esta semana en la misma página del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. Amigos de la Tierra encuentra insuficiente el documento que no cuenta con objetivos concretos ni vinculantes ni tan siquiera con un presupuesto específico para la aplicación de medidas.

El programa Estatal de Prevención de Residuos se presentaba como la primera normativa en reducción de Residuos y ofrecía una oportunidad real a la hora de atacar la problemática de la gestión de residuos y la consecuente explotación de recursos naturales. Sin embargo, el éxito de la medida se ve comprometido por el documento final.

Amigos de la Tierra celebra aportaciones sustanciales en el programa respecto al borrador inicial y considera la existencia del propio documento como un avance hacia el cumplimiento de la jerarquía en la gestión de residuos impuesta por la normativa europea y la lógica. Sin embargo, la organización reclama un mayor compromiso por parte de la administración, mayor profundización, desarrollo y concreción en las medidas, para dotar de solidez al programa y obtener una reducción real de residuos.

El Programa estatal de prevención de residuos es un requerimiento de la Directiva Marco de residuos de 2008. Dentro de las medidas propuestas se echa en falta un reparto equitativo de responsabilidades entre todos los integrantes de la cadena de gestión de residuos, así como objetivos obligatorios y vinculantes. Aunque la meta de reducción ya es de por sí escasa e insuficiente, tan solo un 10% para el año 2020 respecto al a cantidad generada en 2010, es posible que ni siquiera llegue a cumplirse.

Un primer programa de estas características debe incluir medidas concretas vinculantes, y no voluntarias, con objetivos específicos numéricos para las líneas estratégicas y áreas prioritarias definidas, así como un presupuesto asociado y en origen del mismo en las medidas a poner en marcha. Se ha demostrado que los acuerdos voluntarios han sido completamente insuficientes para la obtención de resultados satisfactorios.

La asociación recalca la necesidad de un reparto de responsabilidades equitativo entre todos los eslabones de generación de residuos: productores, distribuidores, consumidores, gestores de residuos y administraciones. Limitarse únicamente a campañas de sensibilización a la ciudadanía resulta insuficiente. Así, señala casos como la puesta en el mercado de productos sobre-envasados y difícilmente reutilizables o reciclables y la obsolescencia programada y percibida, donde la ciudadanía tiene poco que decidir. Por tanto considera que estas prácticas han de ser penalizadas, al igual que han de aplicarse tasas al vertido, a la incineración y al littering (abandono de basura), medidas acordes con el principio “quien contamina, paga”.

De la misma forma, una recogida selectiva en origen de las distintas fracciones de residuos, así como el fomento del compostaje y el sistema de devolución, depósito y retorno (SDDR), habrían sido medidas básicas a contemplar en el programa.

La materia orgánica supone más del 42% de la bolsa de basura doméstica. “Mediante la separación selectiva en origen de esta fracción y el compostaje sería muy fácil retirar de la cadena de gestión casi la mitad de los residuos y contribuir a alcanzar los objetivos de reducción y reciclado de residuos fijados por la legislación española para el cercano 2020”, ha declarado Diana Osuna, responsable del área de Recursos Naturales y Residuos de Amigos de la Tierra. “Es ilógico e inaceptable que no se incluya como obligatoria la separación selectiva de la materia orgánica y el fomento del compostaje en un programa estatal de prevención de residuos”.

Además de todas las ventajas holgadamente conocidas del compostaje, retirar de vertederos e incineradoras la materia orgánica reduciría considerablemente la huella de carbono de la gestión de residuos, tal y como ha demostrado Amigos de la Tierra con su informe “El Compostaje: receta para reducir la huella de carbono en España”.

Fuente: http://www.tierra.org/


El compostaje doméstico: receta para reducir las emisiones de CO2

agosto 7, 2013

Amigos de la Tierra ha publicado una guía sobre las ventajas del compostaje doméstico que incluye diferentes experiencias llevadas a cabo.

El compostaje doméstico es una práctica sencilla para la gestión de la fracción orgánica de los residuos. A través de la descomposición aerobia de estos residuos se obtiene compost, un abono de excelente calidad, en los propios domicilios de los participantes o en centros comunitarios próximos a los hogares. De esta manera se cierra sin necesidad de transporte el ciclo de los residuos orgánicos. Es por esto que su producción de emisiones de gases de efecto invernadero se puede considerar nula, según ha considerado la consultora independiente, InclamCO2.

Descárgate la guía aquí: Las ventajas del compostaje