Consejos prácticos para el ahorro de agua y energía en el hogar. Ahorro de energía: Electrodomésticos.

septiembre 25, 2013

A continuación unos consejos para el ahorro de energía en los electrodomésticos:

  1. En ocasiones compramos aparatos eléctricos de utilidad bastante dudosa no que realmente usamos en contadísimas ocasiones; antes de adquirir un nuevo electrodoméstico, es bueno preguntarse: ¿lo necesitamos realmente?.
  2. Al comprarlos consulta la etiqueta con los datos básicos sobre su consumo energético y de agua. La diferencia de precio inicial se amortiza mucho antes de terminar su vida útil y recuerda que nuestro impacto sobre el medio ambiente es mucho menor.
  3. No es práctico elegir electrodomésticos de gran tamaño si no es imprescindible; debemos pensar en nuestra necesidades reales y adquirir el aparato que las satisfaga adecuadamente.
  4. La mejor manera de ahorrar es el consumo de electrodomésticos como lavadoras o lavavajillas, es utilizarlos siempre a plena carga y, si tienen, usar los programas económicos de baja temperatura.
  5. Los aparatos eléctricos, en la llamada posición de stand-by (apagado solo desde el mando a distancia y no directamente desde el aparato), están haciendo un consumo energético inútil. Lo mejor es desconectarlos de la red cuando no estén funcionando o apagar el interruptor de las regletas a las cuales estén enchufados.

La próxima semana: Ahorro de energía: Calefacción.


Consejos prácticos para el ahorro de agua y energía en el hogar. Ahorro de agua: El jardín.

septiembre 11, 2013

Si tienes jardín en tu casa puedes emplear cualquiera de estos consejos (o mejor, todos ellos) para ahorrar agua.

  1. Selecciona especies autóctonas para tu jardín. Están más adaptadas al clima y al terreno de cada zona. Necesitarán menos agua y menos cuidados.
  2. Evita grandes superficies de césped ya que su riego consume gran cantidad de agua. Las praderas de césped gastan, por término medio, más de las dos terceras partes del agua de riego utilizada en jardines y zonas verdes. Una alternativa al césped tradicional es el rústico, que mezcla especies resistentes a la sequía y exige un menor mantenimiento.
  3. Utiliza plantas tapizantes o cobertoras, que sustituyen con éxito al césped, protegen el suelo de la erosión, limitan la evaporación, dificultan la aparición de malas hierbas y requieren muy pocos cuidados.
  4. Opta por un riego adecuado, que limite el sistema de aspersión a las zonas de césped y emplee riegos localizados a pie de planta (riego por goteo). De esta forma puedes ahorrar entre una tercera parte y la mitad del agua de riego.
  5. Programa y automatiza el riego por aspersión y por goteo para que se haga por la noche, o en las horas más frescas del día. Evitarás pérdidas por evaporación. Además, recuerda que el riego excesivo convierte tus plantas en menos resistentes a la sequía y más sensibles a los cambios climáticos y a las enfermedades.
  6. Instala un sistema para aprovechar el agua de lluvia. En las viviendas unifamiliares, el agua de lluvia que discurre por los canalones puede recogerse en un pequeño depósito para ser empleada para el riego del jardín o limpieza.
  7. Si tienes piscina lo mejor es cubrirla mientras no se utiliza, así reducimos su evaporación y suciedad y podrá reutilizarse durante más tiempo.
  8. Lava el coche con un cubo, o utiliza un lavacoches. Si enchufas la manguera el gasto de agua será incontrolado.

La próxima semana: Ahorro de energía: La iluminación.


Consejos prácticos para el ahorro de agua y energía en el hogar. Ahorro de agua: La cocina.

septiembre 4, 2013

En los hogares, la cocina se convierte en un espacio de gran consumo de agua, alrededor del 30% del consumo se produce en la cocina. A continuación te mostramos algunos consejos para disminuirlo:

  1. Llena bien los electrodomésticos antes de iniciar el lavado, o elige, si tienes la posibilidad, programas económicos, de lavado corto. Una lavadora y un lavavajillas eficientes deben consumir menos de 70 y 22 litros respectivamente por ciclo.
  2. Emplea la tecla de media carga, si se dispone de ésta, solamente cuando se tenga mucha prisa. Este programa permite ahorrar agua y energía, pero el consumo aumenta en un 30% frente al consumo de una lavadora llena.
  3. Evita el prelavado en la lavadora siempre que sea posible.
  4. Cuando compres electrodomésticos nuevos, hazlo con criterio. Elige modelos de bajo consumo. Puedes realizar un ahorro que suponga hasta un 5% del consumo total de agua en la vivienda y un ahorro sustancial de energía si usas agua caliente. Averigua el consumo de agua por lavado, te sorprenderá.
  5. Instala aireadores y reductores de caudal en los grifos. También se pueden enroscar en los caños de los grifos de la cocina aireadores y colocar reductores de caudal en las tuberías como en los las del cuarto de baño, y así reducir el consumo de agua.
  6. Si friegas los platos a mano, no dejes el grifo abierto. Primero enjabona todo y más tarde acláralo. Si lo que vas a lavar son frutas, verduras u otros alimentos puedes usar la pila del fregadero o un barreño.
  7. Compra detergentes sin fosfatos y además utiliza sólo la cantidad necesaria. No por añadir más jabón conseguirás una ropa más limpia, o una vajilla más reluciente; el exceso irá desde la tubería al río.
  8. Para conseguir agua fresca en verano, es preferible meter una jarra en la nevera que mantener el grifo abierto y esperar a que salga fría.

La próxima semana: Ahorro de agua: El jardín.


Consejos prácticos para el ahorro de agua y energía en el hogar. Ahorro de agua: Agua caliente.

agosto 28, 2013

Si quieres ahorrar agua puedes seguir estas pautas:

  1. A la hora del aseo personal debemos tener en cuenta que una ducha de cinco minutos consume del orden de 100 litros de agua caliente (3 veces menos que un baño).
  2. Hay “técnicas” muy diversas de fregado manual de los platos, otro uso consumidor de agua caliente. Cerrar el grifo mientras se enjabona, poner el tapón en el fregadero al aclarar y emplear un chorro moderado son trucos de ahorro sencillo.
  3. Por un módico precio podemos adquirir cabezales de ducha de bajo consumo. Gastaremos la mitad de agua, y también de energía, obteniendo el mismo resultado. En los grifos se pueden colocar aireadores que también disminuyen significativamente el caudal de agua sin reducir en nada sus prestaciones.
  4. En el cuarto de baño y en la cocina, siempre que puedas sustituye los grifos independientes por un único grifo de mezcla, monomando o termostático.
  5. Una temperatura de entre 30º y 35º C del agua de la ducha es suficiente para proporcionar una sensación muy agradable. Para mantenerla existen reguladores de temperatura con termostato que ahorran entre un 4% y un 6% de energía.
  6. Si fijamos la temperatura de preparación del agua por debajo de los 60º C en la caldera, añadimos otra buena medida de ahorro.
  7. Y, sobre todo, racionaliza el consumo de agua y evita goteos y fugas innecesarias. El ahorro de agua, aunque no sea caliente, produce un ahorro energético, ya que el agua es impulsada hacia nuestras viviendas mediante bombas eléctricas que consumen energía.

La próxima semana: Ahorro de agua: La cocina.